1_edited.jpg

AFECTACIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO SOBRE LAS ABEJAS

“Aunque la magnitud del cambio climático puede hacer que las personas se sientan impotentes, la acción individual es crítica para un cambio significativo.” (Mia Armstrong).

 
que-pasaria-si-se-extinguieran-las-abeja

¿Se están viendo las abejas, realmente afectadas por el cambio Climático?, o ¿sólo es el pensamiento de los Apicultores?.

El Calentamiento global es un fenómeno natural, producido por los gases de efecto invernadero, los cuales absorben la luz del sol y la irradian en forma de calor, permitiendo que nuestro planeta se mantenga en temperaturas óptimas para nuestra supervivencia. Sin embargo, se tiene conocimiento que los niveles de estos gases van en aumento y esto debido a la contaminación antropogénica, por mencionar las industrias, transportes, energía, deforestación, contaminación etc., lo que ocasiona variaciones en el clima y por ende afectaciones a nuestro medio.


Ciertamente, muchos son los efectos percibidos por el cambio climático, sin embargo, este artículo va dirigido a las afectaciones que provocamos de manera indirecta a las abejas, insectos tan pequeños y para algunos insignificantes, pero a la vez tan importante para nuestra supervivencia.

Las abejas son insectos exotérmicos, es decir que su temperatura varía con respecto al entorno donde se encuentren. En el mundo existe alrededor de 20 000 especies de abejas y sus colores dependen de la especie, pero las más comunes son negras con franjas amarillas. Las abejas desempeñan un papel fundamental en nuestro medio, ya que además de producir la cera y la miel, la cual es utilizada para múltiples beneficios, también es uno de los miles de insectos encargados de la polinización y diría que este último papel, es un punto focal de la cual dependen otras actividades, como el cultivo de la agricultura. Sólo en Europa el 84% de los cultivos, dependen de la polinización de insectos y de esos, se puede decir que el 95% son de las abejas. 

Desde 1945 el número de especies de abejas ha ido disminuyendo. Se estima que en algunos lugares ha decaído de un 25% a 80%. Sólo en la provincia de Chiriquí a finales de enero, se dio una fumigación sin control, que ocasionó la muerte de 30 mil abejas. Por lo que muchos lo asocian al uso de plaguicidas y herbicidas, sin embargo, en las últimas décadas el cambio climático juega un papel importante también, impactando de manera negativa la existencia de estos insectos.

 

Las variaciones en el cambio climático ocasionan que los veranos sean más largos, afectando la humedad de los suelos, ocasionando que las plantas y los árboles produzcan flores con poco néctar y polen, perjudicando así la producción de las abejas. Cabe resaltar que las mismas responden a los estímulos del medio ambiente, por lo que la temperatura y la humedad son factores importantes en el proceso reproductivo de las colonias, es por ello que los cambios repentinos en el ambiente perjudican su supervivencia.

Pero no solamente se ven afectadas en el ámbito reproductivo, sino que, además, las olas de calor extremo no ayudan a que completen su ciclo de polinización de un área a otra, lo que produce que mueran por asfixia y por la carencia de agua fuera de las colmenas. Sin embargo, a bajas temperaturas, también resulta perjudicial para ellas, ya que pueden morir, por inmovilización y se les dificulta buscar su alimento, lo que implica utilizar el alimento de reserva que tienen en las colmenas, reduciendo así la cantidad del alimento disponible.

Siendo conscientes de que somos los responsables del aumento en el cambio climático y por ende de la disminución de las poblaciones de abejas, podemos contribuir a la protección de las mismas, desde nuestros hogares, haciendo jardines, donde se encuentren plantas con diferentes flores, independientemente si se viva en apartamento o en casas de barriadas. Adicional podríamos colocar vasijas con agua y azúcar, de manera que las abejas al pasar se hidraten y continúen su recorrido, por último, si se encuentran con algún enjambre, procurar no molestarlos o buscar personas que tengan conocimiento sobre ellos y puedan removerlos, sin afectarlos.


Si bien es cierto, se tiene un gran avance en la tecnología, la cual se puede utilizar para las polinizaciones, pero este método resulta bastante costoso, por lo que muchos países lo descartarían.

Teniendo en cuenta entonces lo antes expuesto, es claro que los seres humanos vivimos ignorando que nuestros actos afectan directamente al medio ambiente, afectando los procesos que realizan las abejas, pequeños animales que logran hacer mucho por nosotros. Espero de ahora en adelante, que podamos vivir conscientes y responsables procurando que nuestros actos ayuden a disminuir este efecto sobre las abejas, como por ejemplo ahorrando agua o en el uso de energía.

"Se necesitan los talentos y la implicación de todos para reparar el daño causado por el abuso humano a la creación de Dios" (LS 14).